Esta vertiente del Laboratorio Experimental de Performance: Deriva Hacia el Arte de la Tierra, se sustenta en una práctica de lugar en el edificio 3 – de la Estación de la Sabana de la Escuela Taller de Bogotá, un lugar habitado por un silencio lleno de agonía que albergó el centro de archivo del sistema ferroviario del país, y que en la actualidad se desmorona, se hace polvo y ruina. 

El laboratorio se piensa como un espacio de creación que activa procesos con materiales hallados en el lugar, desde la singularidad de los participantes y un vínculo de reactivación corporal con ellos. Estas reactivaciones devienen en intervenciones in situ de arte de la tierra, por esencia, performativas, efímeras, mínimas, continuas y fluidas, y que mutan los materiales, los cuerpos que las expresan y el espacio público. 

Este proceso de creación contempla varios momentos, que pueden suceder de forma simultánea: cartografías, derivas, mapeos e intervenciones soportados en el diálogo y en la experimentación en el lugar. El proceso del laboratorio se realiza entre septiembre y octubre del 2017.